Auroville

Auroville, viaje a una utopía con todo incluido

En mi viaje por lo más sur de India, varias personas me preguntaron si conocía Auroville y que, de no conocer esta ciudad, buscase unos días para visitarla y viviese la experiencia de un lugar donde hombres y mujeres viven en paz más allá de todas las creencias, opiniones políticas y nacionalidades. De esta manera, me convertí en un aurovillano más durante unas semanas.

Israel Gutier

  • Equipo: Zoom todo terreno, trípode
  • Visado: Obligatorio
  • Presupuesto: 5 €- 40 € por día*
  • Vacunas: No obligatorias*

Auroville es una ciudad que surgió en mitad de la nada en el sureste de India, en el estado de Tamil Nadu a 5 kilómetros del Océano Índico y a 10 km de la antigua colonia francesa Puducherry o Pondicherry (de la que ya os hablaré en otro artículo más adelante). Llegar a Auroville es fácil desde esta ciudad, basta contratar un taxi, una excursión a Auroville (la propia comunidad tiene un autobús que va a/sale de Pondicherry), hacer autostop en la carretera principal para andar después un par de kilómetros) o la opción más práctica: alquilar una moto para moverte con total libertad por los 20 km2 que forman Auroville y los cientos de pequeñas comunidades que gravitan a su alrededor.

¿Qué es Auroville?

Una vez situada esta pequeña ciudad -y antes de empezar a contar lo que allí dentro sucede- es conveniente saber qué es Auroville, cómo se desarrolla, de quién fue la idea y hacia dónde va esta ciudad tan «famosa» dentro del circuito no turístico y entre los amantes de un mundo mejor.

Auroville nació en la cabeza de Mirra Alfasa. Más conocida como La Madre, Mirra Alfasa fue la protagonista de la concepción, puesta en marcha y ejecución de Auroville. Nacida en 1878, Madre llegó a Pondicherry en 1914 y allí conoció a Sri Aurobindo, un erudito y visionario espiritual cuyas revolucionarias ideas fueron la semilla que creció en la mente de Madre hasta que finalmente floreció esta ciudad utópica.

¿Y por qué es utópica? Simplemente porque Auroville fue concebida como «un lugar inalienable, un lugar que no pertenezca a ninguna nación, un sitio en donde todos los seres de buena voluntad, sinceros en sus aspiraciones, puedan vivir libremente como ciudadanos del mundo». Y, a estas alturas, todos sabemos que esto, o es imposible, o siempre ocurre algo que lo hace imposible

  • Actividades 80% 80%
  • Comida 70% 70%
  • Descanso 100% 100%
  • Seguridad 90% 90%

Tras la muerte en 1950 de Sri Aurobindo, Madre organizó a su grupo de seguidores alrededor del Ashram de Sri Aurobindo y creó el «Centro Internacional de Educación de Sri Aurobindo» con el fin de cumplir el deseo de su mentor de proporcionar un nuevo tipo de educación para la juventud de la India.

Este Centro derivó en 1968 (con la ayuda de la Unesco) en la creación de Auroville como una puesta en práctica de la visión del erudito y Madre sobre las nuevas formas de vida individual y colectiva, preparando el camino hacia un futuro más brillante para toda la tierra.

Y así fue como nació Auroville, pero no como creció. Tras la muerte de Madre en 1973, surgieron desacuerdos entre los aurovillanos acerca del futuro de su comunidad y un sentimiento de decepción se apoderó de una parte de ellos, abandonando la que hasta ahora era su ciudad/comunidad/idea.

Primeros pasos en Auroville, de visita en LOST

Siguiendo el GPS de mi móvil llegué hasta el Centro de Visitantes, paso obligado si te quieres hospedar en Auroville o realizar algunas de las actividades o «visitas» que tiene esta comunidad, siendo la principal la visita de Matrimandir, algo que sin lugar a dudas recomiendo. El Centro de Visitantes es como una oficina de turismo o centro comercial en el que encuentras información, maquetas, planos, folletos, tiendas, cafetería y exposiciones, pero principalmente encuentras (o pides) alojamiento.

Una vez conseguida una habitación en una de las casas que forman Auroville, y después de haber recibido un plano e información acerca de la comunidad, me dirigí con la moto al que sería mi hogar durante unos cuantos días. Los caminos son de arena y piedras, no hay más señalizaciones que las que dirigen a los lugares importantes de Auroville, por lo que encontrar tu alojamiento no es nada fácil.

Durante el recorrido vi casas espectaculares, no por ser enormes mansiones como las que estamos acostumbrados a ver en nuestras ciudades o en la televisión, sino por su diseño y construcción. Casas de formas geométricas imposibles, construcciones camufladas en la naturaleza, diseños que transportan a escenarios futuristas o a lugares a miles de kilómetros. Aquello era como estar en la serie LOST esperando ver un oso polar en medio de la selva.

Echa un vistazo a nuestra sección de Grandes Destinos para descubrir lugares que, quizá, nunca soñaste. También tenemos una sección de Fotografía con consejos, información y reviews de productos

Mi casa en Auroville

Y por fin encontré mi alojamiento en Auroville, un aislado y enorme «chalet» de hormigón con varias estancias, una piscina ahogada por la maleza y una enorme cocina en la que poder alimentarme cocinando yo mismo, ya que hasta ahora había estado comiendo principalmente en los puestos callejeros que iba encontrando mientras cruzaba India de norte a sur. No, no me puse malo del estómago en ningún momento de este viaje.

En cada casa hay una persona de contacto que vive «de manera indefinida». Esta persona es la encargada de mostrarte tu habitación, la casa, sus «normas» y todo lo relacionado y necesario para el día a día en Auroville.

El precio de la estancia fue de unos 12 euros diarios (pagados en el Centro de Visitantes) y no incluía ningún tipo de servicio más allá del uso de las instalaciones de la casa y el ser un cuasi-aurovillano, con todo lo que eso comporta: entrar al interior de Matrimandir, pase a la piscina de la comunidad, tomar parte en actividades agrícolas, culturales o artísticas y el sentimiento de ser una pequeña estrella en esa galaxia que es Auroville. Y esto no lo digo de manera metafórica sino de manera literal, ya que Auroville fue ideada en su concepto y construcción como si fuera una galaxia con un centro sobre lo que todo gira a su alrededor: Matrimandir.

Si bien hay muchos alojamientos alrededor de Auroville, solo los huéspedes que se hospedan dentro de Auroville recibirán la AuroCard. Una tarjeta de identidad que demuestra que estás registrado en Auroville y que es necesaria para visitar Matrimandir y asistir a muchos eventos culturales.

Auroville

La habitación era grande, luminosa, con una cama cómoda y baño privado, algo que me alegró tras llevar compartiendo agujero al infinito durante muchos meses. Tenía una puerta de cristal que daba al jardín, el cual estaba totalmente descuidado como si no hubiese vivido nadie allí durante décadas. Esta puerta de cristal no cerraba bien y lo primero que pensé fue en que seguramente recibiría la visita de una serpiente en algún momento de la noche. ¿O estaba ya conmigo en la habitación?

Una vez con mi ropa y equipo fotográfico esparcidos por la habitación, salí a conocer al resto de compañeros de mi casa. En el alojamiento cabían cinco personas y en ese momento estábamos todos allí, cada uno de diferente nacionalidad, ya que los casi 5.000 residentes de Auroville vienen desde más de 65 países de todo el mundo, algo que me iba a enriquecer aún más tras todo lo que había ganado en mi viaje por este enorme, caótico y fotogénico país.

¿Cómo funciona Auroville en la actualidad?

Ciertamente, la historia de Auroville te encamina a compartir ese sentimiento y concepción de una sociedad diferente, alejada del consumismo actual y mejor con cada uno de nosotros y con todo lo que nos rodea, es decir, a una sociedad utópica ¿pero esto es así en la realidad, en el día a día?

A la hora de reservar un alojamiento en Auroville tienes varias opciones, cada a una a un precio distinto dependiendo de las comodidades que necesites. Desde cabañas de paja básicas hasta casas de campo completas con aire acondicionado, servicio de desayuno, cena, lavandería o piscina interior entre otras «facilidades y servicios». En ocasiones Auroville parece un resort con todo incluido.

En el complejo y sus anexos hay «supermercados» tiendas, bares, farmacias, restaurantes y cajeros automáticos para que nunca te falte de nada, así como un comedor comunitario donde podrás almorzar, llamado Solar Kitchen. Este nombre para el «restaurante» oficial de Auroville proviene de «Solar Bowl», un cuenco solar ubicado en el tejado y que proporciona parte del vapor necesario para cocinar los días soleados, mientras que cuando el sol escasea o se necesita más vapor, se utiliza una caldera de gasóleo. Los menús que se sirven son vegetarianos e incluyen (que no fusionan) comidas típicas de Tamil Nadu, del resto de India e internacional a precios totalmente asumibles por los turistas y viajeros.

A pesar de lo que hayas podido leer acerca de que en Auroville no se usa dinero, esto no es del todo cierto 

Existen también alojamientos anexos a Auroville que pueden ser reservados en diferentes plataformas de reservas online, pero estos no pertenecen a la comunidad a pesar de estar en ella, por lo que, desde mi experiencia, se pierde un poco ese sentimiento de pertenencia a algo especial. Además, no tendrás la «certificación» de residente de Auroville.

Si eres una persona con inquietudes puedes participar en las actividades agrícolas, de bienestar y salud o relacionadas con las energías renovables. Uno de los mayores ánimos que encontré entre los aurovillanos fue el de contribuir a usar lo que la madre naturaleza nos da, dejando de lado esas actividades o usos de la energía (y de todo lo demás) que contribuyen a ensuciar el planeta.

Pero esto, a mi modo de ver, es una de las utopías de Auroville pues allí se sigue usando plástico, cartones, fibras sintéticas, aire acondicionado, combustibles fósiles y, por supuesto, dinero. Es cierto que los residentes permanentes o voluntarios obtienen créditos por su contribución profesional en Auroville y que en muchas ocasiones (como pude ver) compran a cuenta de esos créditos obtenidos en las tiendas de la comunidad, pero los cigarros, el alcohol (sí, hay cervezas y vino en Auroville) y otros vicios normalmente se pagan en efectivo.

Auroville

La estrella de Auroville es Matrimandir, un templo con forma de OVNI cuyo interior es una proeza de relajación y conexión con uno mismo. No dudes ni un momento en visitarlo ni en leer este artículo sobre nuestra visita al interior de Matrimandir

Auroville

Una comunidad que colabora, enseña y aprende

Mi día a día se basaba en despertarme cuando la madre (naturaleza) lo decidía, hacerme un buen desayuno a base de huevos de gallinas aurovillanas cocinados en aceite de coco, palma o linaza, arroz, «bacon», alguna lata de conservas y el siempre presente y delicioso chai (aunque en esta ocasión, en lugar de comprarlo en cualquier puesto callejero, vagón de tren o hostel, me lo hacía yo mismo con las especias que había comprado en Jodhpur meses antes).

Normalmente coincidía con alguno de mis compañeros de casa y aprovechaba para hablar con ellos sobre su estancia en Auroville, qué es lo que podía hacer, cómo podía ocupar mi tiempo allí, en qué supermercados tenían mejores precios y, cómo no, hablar de nuestras vidas y del por qué habíamos coincidido en ese lugar y en ese momento.

Auroville

Una vez con energía en el cuerpo y tras una ducha de agua caliente, cogía mi moto y me iba a recorrer Auroville. El gigantesco plano entregado en el Centro de Visitantes, su calendario de actividades y las recomendaciones de mis compañeros de casa, me servían para organizar mi día. Y así hice durante las semanas que viví allí, destacando, sin lugar a dudas, la visita a Matrimandir, un lugar al que he querido dedicar un artículo en exclusiva y que podéis leer aquí.

Visionado de cine, práctica de yoga o ejercicios de estiramientos, un rato en la piscina pública, visitas a exposiciones y a los «pabellones del mundo», charlas de nutrición (principalmente veganas) y de métodos de curación alternativos, clases de agricultura, visitas a la playa (Auro Beach, cómo no), vueltas y más vueltas por Auroville descubriendo nuevas construcciones y el básico acto de mantener relaciones con el resto de visitantes y residentes.

Esto último fue lo que más hice, pues tener tanto tiempo libre y coincidir con tantas personas diferentes en un mundo diferente, después de llevar mucho sin relacionarme con gente «de mi mundo», exalta la necesidad humana de relacionarse con los otros. Una vida tranquila en un lugar tranquilo del que salí «sanado» para seguir mi viaje por India, ese país que es también un continente lleno de aventuras diarias.

Únete a nuestro Canal de Telegram para estar al día de las últimas noticias de viajes y fotografía, así como de nuestros artículos, sorteos y concursos.

GASTRO

1. Idli

Un pastel al vapor preparado con masa fermentada o arroz y gramo negro. Se sirve con diferentes tipos de platos tradicionales como chutney, sambar o vadacurry.

2. Dosa

Una especie de crep elaborado a base de arroz y lentejas que puede servirse rellena o acompañada de diferentes ingredientes.

3. Badam payasam

Postre hecho con almendras, leche, azúcar, cardamomo y azafrán. Dulce, nutritivo y delicioso.

Auroville

Cómo llegar a Auroville

Puedes llegar a Auroville a través de tus propios medios (coche, taxi, moto…) o bien en el autobús que sale todos los días de la estación de autobuses de Puducherry a las 07:30, 13:30 y 16:30. Auroville tiene su propio servicio de taxis.

 Visado para viajar a Auroville, India

Para entrar a India es necesario obtener un visado de turista (si es el caso) de diferente duración y precio. Este visado se consigue online y se llama eTourist Visa, el precio varía por temporada y es de 10$ de abril a junio y de 25$ el resto del año. Tiene una validez de 30 días desde tu entrada al país y suelen tardar 3 días en aprobarlo. Esta es la página oficial donde debes pedirlo, el resto de webs no son las oficiales y son mucho más caras (o una estafa).

Requisitos vacunas + Covid 19 India

Para viajar a India no es obligatorio tener ninguna vacuna a no ser que vengas de un país donde la fiebre amarilla es endémica. Si es así, deberás portar el carnet de vacunación que lo acredite. Como siempre, no olvides tu seguro de viaje e infórmate acerca de todo lo necesario en cuanto a salud viajera en este artículo.

En cuanto a los requisitos de vacunación del Covid 19, a fecha de noviembre de 2022, todos aquellos que viajen a la India, salvo los menores de 5 años, deben someterse a una prueba de RT-PCR como máximo 72 horas antes de la hora programada de salida del vuelo, o presentar un certificado de vacunación de alguno de los países cuyos certificados de vacunación (2 dosis) son reconocidos por la India, como es el caso de España.

Mejor época para visitar Auroville

La mejor época para visitar Auroville es entre los meses de diciembre y abril cuando las temperaturas son más bajas y los monzones no afectan (en un principio) al estado de Tamil Nadu. 

 Moneda

La moneda india se llama rupia y su símbolo es INR. La rupia india suele estar a 80/85 INR por 1 euro.

 Equipo fotográfico

India es un país muy fotogéncio. Te recomiendo que lleves un objetivo todoterreno o bien un angular y un «retratero». Si quieres hacer largas exposiciones o fografía nocturna, no olvides tu trípode, tu disparador remoto y tus filtros. Si quieres saber más acerca de fotografía, echa un vistazo a nuestra sección de Fotografía.

En definitiva, viajar a Auroville si estás en disposición de llegar fácilmente a Pondicherry o Chennai, creo que es una opción interesante, ya que no solo conocerás una ciudad concebida y creada para vivir en una sociedad diferente, tendrás la opción de visitar distintas exposiciones artísticas y culturales, descubrirás un nuevo modo de vida y conocerás gente de todas partes del mundo. Auroville es un lugar perfecto para descubrir India desde otra perspectiva, más tranquila, fácil y agradable aunque mucho menos intensa y auténtica que el resto de este enorme y atractivo país, porque Auroville no es India, es Auroville. ¡Buen viaje y buenas fotos!

ESCRITO POR:
Israel Gutier

Fotógrafo especializado en viajes y copywriter. Ha vivido en diferentes países de Asia mientras hacia reportajes fotoperiodísticos y dio la vuelta al mundo en 80 días para recordar su infancia.