ruta de la seda

La ruta de la Seda: Uzbekistán

Uzbekistán, un país por descubrir en la Ruta de la Seda

  • Equipo: Zoom (retrato) y angular
  • Visado: No para españoles
  • Presupuesto:  40-80€ por día*
  • Vacunas: No obligatoria*
Laia López

En los últimos años, Asia Central está en auge en el mundo del turismo. Los que fueron países bajo la órbita de la URSS y se volvieron repúblicas independientes a principio de los 90, están teniendo un resurgir aclamando su tan merecido puesto en la historia y en el mundo. Fueron ni más ni menos que testigos de una de las rutas comerciales más importantes que ha creado el ser humano a lo largo de nuestra historia: la Ruta de La Seda.

¿Qué es la Ruta de la Seda?

Esta ruta, que abarcaba desde China hasta Europa conectando los dos continentes, empezó en el año 130 A.C y se desvaneció en el siglo S.XIV con el descubrimiento de los nuevos territorios de América.

La Ruta de la Seda era un entramado de caminos, una red de rutas donde se intercambiaron no sólo mercancías como joyas o seda, sino que también dejó un legado cultural inconmensurable. Era un punto de encuentro de diferentes religiones, filosofía y ciencia.

Actualmente estos países son los famosos llamados STAN, que significa «Tierra de». Así que en Asia Central encontramos la Tierra de los Uzbekos, de los turkmenos, de los Kazakos, de los Kirguiz, de los Tajik… Es imposible abarcar todos los STANS en un artículo. Así que aquí te ofrezco la primera parte con Uzbekistán y una segunda con Turkmenistán.

A pesar de que los dos países tienen muchos puntos en común a nivel cultural, hoy en día se encuentran en dos posiciones muy distintas en frente del resto del mundo. Mientras vemos un Uzbekistán creciendo y desarrollándose como país, abriéndose cada vez más en el panorama internacional, en contraposición, Turkmenistán es todavía un país con poca repercusión debido a una estricta dictadura que regula el territorio situándolo fuera del marco internacional. Acceder a Turkmenistán no es tarea fácil, pues el gobierno controla a cuentagotas la entrada del turismo.

ruta de la seda

Uzbekistán, el país con más repercusión dentro de la Ruta de la Seda

Es quizá, o yo diría que es, actualmente el país con más repercusión en la ruta de la Seda. Fue el principal centro de la ruta, donde convergían los diferentes caminos que la componían. Es el territorio que alberga una de las ciudades más hermosas, míticas y legendarias de la faz de la Tierra: la monumental Samarcanda.

  • Actividades 80% 80%
  • Comida 80% 80%
  • Descanso 70% 70%
  • Seguridad 100% 100%

Uzbekistán fue territorio de nómadas, árabes, persas y mongoles. Formó parte de la antigua Unión Soviética, independizándose en 1991 con la caída del comunismo. Su capital, Tashkent, sigue teniendo retazos bastante visibles de la época comunista a pesar de que la ciudad está viviendo una profunda transformación.

Es un país oficialmente aconfesional, pero la religión mayoritaria es el islam. Con más de 70 años bajo la influencia soviética, la religión pasó a un segundo plano sin tener gran incidencia en la vida diaria, como resultado, se practica un islam muy moderado.

Y he aquí mi confesión, he estado tres veces en Uzbekistán. Este dato habla por si solo. Cómo es posible que un país semidesértico, sin salida a mar abierto y en el que a penas te puedes comunicar en inglés, me haya eclipsado tanto.

Y he aquí la respuesta: Uzbekistán es un país que todavía mantiene su autenticidad. Un país bello desde el punto de vista artístico y monumental, muy seguro y fácil de recorrer, con una gastronomía deliciosa a base de productos orgánicos y una gente que te recibe con los brazos abiertos. Muy orgullosos de su pasado histórico, conservan todavía esa pureza de no ser un país masivamente turístico, aunque cada año va en aumento vertiginosamente.

Que ver en Uzbekistán

Los puntos de mayor interés en el país son las tres ciudades históricas de Samarcanda, Bujara y Kiva, declaradas Patrimonio Cultural de la UNESCO. Thaskent, la capital, no es de gran atractivo turístico, pero sí recomiendo pasar al menos un día. Tiene ciertos puntos de interés bastante curiosos que mencionaré más adelante. Y, por último, el mar de Aral, o lo que queda de él. No es un lugar bello, al contrario, tiene un punto claramente tétrico, pero es una clara demostración de cómo las acciones del hombre están destrozando nuestro planeta. La desecación de este mar de interior es quizá una de las mayores catástrofes naturales provocadas por el hombre. Sólo por eso, una visita al lugar vale la pena.

Moverse en Uzbekistán es relativamente fácil. El país está desarrollando unas vías ferroviarias de alta calidad. El tren Talgo (sí sí, es un tren español) une las cuatro ciudades en relativamente corto tiempo y con la comodidad de un tren Talgo. Tiene algo de romántico recorrerse el país en tren. Menos la zona del mar de Aral, que allí sí que es necesario un coche, el resto del país la mejor opción es este medio de transporte sobre raíles.

Las ciudades históricas son fáciles de recorrer a pie o en bicicleta. Son ciudades pequeñas y los puntos de interés bastante concentrados en una zona. Son ciudad-museo. En cada calle, en cada rincón, se puede sentir el peso de la historia. Los antiguos caravanserais , así se llamaban a las posadas, eran lugares que ejercían de hotel en aquella época, donde los viajeros y comerciantes podían descansar y recuperarse para seguir con la ruta. Actualmente, se han convertido en restaurantes y tiendas de artesanías típicas uzbekas, creando un ambiente muy agradable al turista.

ruta de la seda

Muchas veces me preguntan cuál es mi ciudad favorita en Uzbekistán, y sinceramente, no es fácil de responder. Creo que cada una de ellas tienen algo que las hacen particularmente especiales. No voy a nombrar todos los monumentos que ver en cada una de ellas (ver mapa de Uzbekistán al final del artículo), pero sí voy a hablar de los lugares que más me impactaron.

Kiva, la ciudad museo de la Ruta de la Seda

Empezaré por la pequeña pero hermosa Kiva. Esta se divide en dos, la Dichan-Kala (extra muros) y la Itchan-Kala (ciudad interior).

El punto de interés es la parte interior, que es donde se encuentra la parte histórica. Puede parecer que la ciudad intramuros está preparada para ser un museo al aire libre, y aunque hay algunos detractores de este tipo de ciudad, es innegable la sensación de haber pasado por la máquina del tiempo y encontrarte en otra época.

El tiempo se queda suspendido entre minaretes de colores, madrazas y estrechos callejones. Altamente recomendable ir sin mapa y perderse. Entrar en cada uno de los edificios en los que te puedes llevar inesperadas sorpresas como patios interiores, mezquitas o bonitos cafés para sentarse y descansar.

ruta de la seda
ruta de la seda

Bujara o Bukhara

Bujara o Bukhara, es la otra de las ciudades históricas de visita obligada. Compite en belleza con la pequeña Kiva. Para algunos Bujara es la ciudad más hermosa del país y desde luego no se le puede negar su encanto. Es uno de los ejemplos más completos de lo que era una ciudad medieval en Asia central, mantiene su tejido urbano casi intacto, por este motivo la hace de fácil recorrido a pie.

El centro se compone de una pequeña plaza con una fuente rodeada de madrazas recubiertas de mosaicos de colores que hace de este lugar un sitio de ensueño. Los antiguos bazares se han reconvertido en tiendas de suvenires, desde porcelanas a orfebrería y por supuesto tapices y alfombras. Si hay algo que me llama la atención de estas artesanías, son las miniaturas.

Son pinturas que representan una acción, normalmente siempre inspirada en la Ruta de la Seda, aunque hay de otras temáticas. Son minuciosas y precisas, con colores vibrantes y suponen un buen recuerdo para llevarse. Eso sí, hay que regatear porque sus precios varían dependiendo del trabajo que conlleve. Algunas de estas pinturas son auténticas obras de arte.

En Bhukara, hay muchísimos monumentos para visitar. No recomiendo hacerlo en un día, aunque se podría, pero entonces sería casi un maratón, y lo que vale la pena es el paseo en sí. Con un par de días puedes disfrutar de la ciudad tranquilamente. Para ver todos los monumentos echa un vistazo al mapa de Uzbekistán al final del artículo. Pero sí que hay algo que no te debes de perder de ninguna de las maneras es la Mezquita Bolo Hauz y el complejo Po-i-Kalyan.

ruta de la seda
ruta de la seda

Algunos atractivos de la ciudad de Bujara. Fotos de Laia López

– Samarcanda, la joya de la Ruta de la Seda

Para poner la guinda al pastel, nos dirigimos a la imponente y fastuosa Samarcanda. Esta ciudad es de las más antiguas del mundo y el centro absoluto de la Ruta de la Seda. Su mitología es bien merecida, pues no se queda atrás de lo que sería la equivalente Roma o Atenas en Europa. Era el centro cultural, filosófico, religioso y comercial de toda la Ruta de la Seda. Su importancia queda patente cuando llegas a una de las plazas más bellas y espectaculares del planeta: Registan.

Esta plaza está compuesta por tres bellísimos edificios, que en su época ejercían de Madrazas (escuelas dedicadas a la enseñanza del islam). Para mí personalmente fue el momento más esperado del viaje, puedo asegurar que esta plaza no deja indiferente a nadie. Dedícale su tiempo, intenta recorrer cada rincón, allí donde mires verás belleza. Los mosaicos de colores, las cúpulas, las imágenes representadas… es un lugar lleno de detalles. En el interior lo que puedes encontrar es una multitud de tiendecitas de suvenires y algún que otra pequeña exposición de la historia de la ciudad, así como talleres de artesanía.

ruta de la seda

La ciudad la puedes recorrer andando. Los principales puntos de interés no están tan concentrados como en Bujara o en Khiva, pero aún sigue siendo un ciudad fácil y agradable de recorrer a pie o incluso en bicicleta. Otro de los grandes complejos que es de visita obligada es el Shaki-Zinda, un conjunto de monumentos funerarios de gran espectacularidad (ver más en el mapa de Uzbekistán al final del artículo).

Es una ciudad que da para un par de días también, o incluso tres si quieres saborear las visitas a los puntos de interés y caminar la ciudad (altamente recomendable). Pero hay algo que es indiscutible sobre Samarcanda, es la ciudad más imponente de toda Asia Central y la más espectacular de la Ruta de la Seda.

ruta de la seda

Uzbekistán en 8K

Un espectacular vídeo grabado en 8K que hará que te decidas a viajar a Uzbekistán. Impresionante.

Tashkent

La cuarta ciudad a visitar sería Tashkent, la capital. Como ya he mencionado anteriormente, un día es más que suficiente. No tiene el encanto de las otras tres ciudades históricas (a no ser que seas un gran admirador de la arquitectura soviética), pero sí vale la pena dar una vuelta. Lo más curioso de la ciudad -y que no te debes de perder por nada del mundo- es viajar en metro.

Las estaciones de metro de esta ciudad, junto con Moscú, están consideradas como las más bellas del mundo. Cada una de ellas es distinta. Compuestas de esculturas y mosaicos, son auténticas obras de arte quizá no tan exuberantes como las de Moscú, pero interesantes igualmente. Y algo que muy pocos saben, Tashkent custodia el que es considerado el libro del Corán más antiguo del mundo, o al menos uno de los más antiguos (como en todo, hay diferentes opiniones por parte de los expertos).

Nunca creí que una pieza de esta importancia para el islam estuviera en Uzbekistán, pues como ya mencioné al principio, la religión islámica no tiene tanta relevancia como en otros países de Oriente Próximo por ejemplo. Pero el hecho de que este manuscrito se haya encontrado en tierras uzbekas sí que da una idea de lo que representó en el pasado.

ruta de la seda

– Mar de Aral

Y ya, por último, nos quedaría la zona del Mar de Aral, en la región Oeste de Karakalpakstan. Es una región autónoma del país, como una especie de estado federal sin llegar a serlo. Se caracteriza principalmente por ser un territorio desértico, y por ser la región del mar de Aral. Y aquí viene la principal razón por la que visitar esta zona.

Ya he mencionado anteriormente que no es una región bella, pero sí que puede ser interesante de visitar desde el punto de vista ecológico. El mar de Aral y su desaparición es una auténtica tragedia humana, ecológica y económica. Sus consecuencias están siendo nefastas a todos los niveles: población que debe migrar, contaminación, desecación y todas las enfermedades que esto puede provocar. Esta catástrofe empezó de la mano de los soviéticos cuando decidieron desviar los ríos que desembocaban en el lago para regar las secas estepas de los campos de arroz. Este mar de interior pronto dejó de recibir agua, y en una cuestión de 50 años ha pasado a ser solo un 10% de lo que representaba, dejando entrever un desierto completamente salinizado y contaminante por la evaporación.

ruta de la seda

Este lago suministraba una sexta parte de todo el consumo de pescado de la URRSS. Ahora es un lugar desolado, donde la salinidad de la tierra es obvia, pues a lo largo del recorrido en coche no dejas de ver campos blancos: es la sal restante una vez que se evapora el agua.

Y es más triste y angustioso ver las antiguas fábricas pesqueras totalmente abandonadas y oxidadas. Ahora los pueblos están casi inhabitados, antes estaban llenos de vida con los pescadores y sus familias. Hoy casi no queda nada de esto. Solo basta bajarse del coche y caminar entre los secos arbustos rodeados de conchas vacías.

No menos impactante es ver los barcos oxidados y destartalados asentados en la arena del desierto. Se quedaron allí, atrapados, inservibles, hoy se han convertido en meros resguardos del sol para los camellos. Han sido testigo de cómo la aberrante mano del hombre puede dañar irreversiblemente este único planeta. A pesar de muchos esfuerzos, el mar nunca se ha recuperado y nunca lo va hacer.

ruta de la seda

Estuve solo dos días en la región, y aunque su gente es cálida y muy amable, no dejó de quedarme un sabor de boca algo amargo. Solemos ver las catástrofes naturales a través de los medios de comunicación, pero verlo en primera persona es desalentador y la sensación de impotencia es grande. Pero también fueron dos días de mucho aprendizaje, nunca demos nuestros recursos por sentados.

La región o República de Karakalpakistán no solamente se visita por el Mar de Aral, sino que también formó parte de la Ruta de la Seda y nos ha dejado testimonios de alto nivel como increíbles fortalezas en la cumbre de las colinas a lo largo del desierto o la sorprendente y monumental Necrópolis de Mizdakhan.

ruta de la seda

Aunque los países de Asia Central nos quedan lejanos y son unos grandes desconocidos para Occidente, poco a poco están cogiendo terreno en el panorama turístico a la vez que estos se van abriendo y mostrando al mundo después de muchos años de aislamiento. Uzbekistán es personalmente, la joya de Asia Central y un motivo por el que hacer la Ruta de la Seda. Pero hay muchos otros que sólo por curiosidad valen la pena conocer.

No te pierdas la segunda parte de la Ruta de la Seda, nos iremos a la enigmática Turkmenistán.

GASTRO

1. Plov

Suele ser arroz con carne y zanahorias. Hay muchas variantes del Plov, dependiendo de la región le echan otros ingredientes como garbanzos o pasas. Es una bomba calórica, pero está buenísimo y es plato obligado a probar en Asia central.

2. Kebab

Como país de tradición musulmana, el Kebab forma parte de la vida de los uzbekos. Si eres amante de la carne, Uzbekistán ofrece una altísima calidad en sus carnes.

3. Dimlama

Es una sopa de patatas, carne, coles, zanahorias, cebollas y tomates. Esta riquísima, y aunque una de las veces que estuve era verano, no me importó comer sopa caliente. Eso sí, luego me tuve que volver al hotel a digerirla con una siesta.

viajar a Omán

GALERÍA DE FOTOS

 Cómo llegar a Uzbekistán

Si quieres ir en avión, no hay vuelos directos desde España, pero hay vuelos con tan sólo una escala. Busca el vuelo que mejor se adapte a tus necesidades en un portal de búsqueda de vuelos como skyscanner y luego compara precios con los que ofrecen las propias compañías aéreas.

 Visado para viajar a Uzbekistán

Actualmente, si tienes pasaporte español, no necesitas sacar un visado para hacer turismo en Uzbekistán. Lleva tu pasaporte con una fecha de caducidad superior a 6 meses vista por si acaso.

 Vacunas para viajar a Uzbekistán

Para viajar a Uzbekistán no es obligatorio ponerse ninguna vacuna a no ser que vengas de un país donde la vacuna de la fiebre amarilla sea obligatoria. De ser así deberás llevar tu carnet de vacunación que lo acredite.

Además, como siempre que se visitan países tropicales, en desarrollo o donde las condiciones de salubridad no siempre son las mejores, aconsejamos tener al día la vacuna del tétanos, fiebres tifoideas, hepatitis A+B y cólera

Como siempre, no olvides tu seguro de viaje e infórmate acerca de todo lo necesario en cuanto a salud viajera aquí.

 Mejor época para viajar a Uzbekistán

Es un clima continental en su máxima expresión. Inviernos muy muy fríos y veranos de calor extremo llegando a los 40 grados fácilmente. Se recomienda ir en primavera y en otoño.

 Dónde dormir en Uzbekistán

Excepto Tashkent, recomiendo 100% alojarse en típicas casas antiguas reconvertidas en hoteles con mucho charme y que te transportan a la época de la Ruta de la Seda. En Khiva y Bhujara hay multitud de ellas. La oferta hotelera es bastante extensa y cubre todos los rangos de precio.

 Moneda

Aunque el país está cambiando a ritmo frenético, el tema bancario es un poco complicado. Así que recomiendo ir con dinero en efectivo y cambiarlo allí en SOM (la moneda oficial). El mercado negro sigue teniendo un peso muy importante. También aceptan dólares o euros, sobretodo en tiendas de suvenires.

 Comida

Es sin duda algo que sorprende bastante. Todavía mantienen una agricultura y ganadería poco manipulada por el hombre. El sabor de la materia prima es auténtico y 100% natural, con lo que hace que sus platos sean muy sabrosos. La manera de cocinar también es muy tradicional y es una mezcla de la tradición oriental con la occidental. Es una cocina bastante calórica y pesada si eres un gran carnívoro. Las especias como el cilantro o la albahaca tienen gran protagonismo.

Esperamos que este artículo y sus fotografías te ayuden a decidirte a viajar a Uzbekistán como parte de la legendaria Ruta de la Seda ya que es un país precioso, seguro y con una gente maravillosa. ¡Buen viaje y buenas fotos!

ESCRITO POR:
Laia López

Fotógrafa y team leader de una de las mejores agencias de viaje de Medio Oriente, Laia recorre los países menos habituales de los circuitos turísticos y nos lo cuenta en TRAVELPHOTO MAGAZINE.